Volver

Cuidados y limpieza

No usar limpiadores a base de cloro o alcohol.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio.

No usar limpiadores a base de cloro o alcohol.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio

No usar limpiadores a base de cloro o alcohol.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio.

No usar blanqueador a base de cloro o alcohol.

No utilizar productos de limpieza abrasivos.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio.

No exponer a temperaturas superiores a los 50ºC.

Evitar apilar objetos pesados sobre la superficie.

Utilizar individuales y portavasos.

Colocar objetos con cuidado para evitar rayones.

No usar blanqueador a base de cloro.

No emplear agentes suavizares.

No retorcer ni frotar.

No almacenar en húmedo. Las manchas se deben limpiar en el menor tiempo posible utilizando un trapo limpio.

Limpiar con detergentes suaves, shampoos o espumas para la limpieza en el hogar diluidas en agua.

Secar a la sombra.

Aspirar cada 3 meses o antes.

Lavar utilizando agua a temperatura ambiente y jabón detergente comercial, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No usar limpiadores a base de cloro o alcohol.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio

No usar limpiadores a base de cloro o alcohol.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio

No usar limpiadores a base de cloro o alcohol.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio

No usar limpiadores a base de cloro o alcohol.

Limpiar utilizando agua a presión y jabón en polvo, asegurándose de retirar cualquier residuo de éste.

No utilizar esponjas metálicas o de aluminio.


;